3 Creencias Limitantes sobre el Dinero

¨El dinero no alcanza para nada¨, ¨Prefiero ser pobre pero honrado¨ ¿Te has pillado diciendo esto? Las creencias limitantes pueden estar evitando tu éxito financiero. Hoy hablaremos sobre ello

creencias limitantes

 ¿Alguna vez te has pillado o diciendo las siguientes frases? ¨La situación económica está muy dura¨, ¨el dinero no me alcanza para nada¨, ¨los que tienen dinero es porque han hecho algo malo para obtenerlo¨.

Estos y muchos más dichos populares y que a veces repetimos sin pensar, pueden estar condicionando de manera inconsciente la forma en la que te relacionas con tus ingresos.

Como consecuencia, puedes estar adoptando hábitos que afecten tus finanzas de forma tal que no te permitan alcanzar tus objetivos financieros.

Por eso hoy te hago esta pregunta: ¿Crees que puedas tener algunas creencias limitantes que estén afectando tu salud financiera?

Para poder identificarlas y comenzar a trabajar en ellas, hoy aprenderás un poco más sobre lo que son las creencias limitantes, algunos ejemplos comunes y como comenzar a trabajar en ellas.

 

¨El dinero no me alcanza para nada¨ ¿Has pensado que podrías tener creencias limitantes?

 

¿Qué son las creencias limitantes?

Se definen como creencias limitantes a aquellas convicciones que nos restringen de hacer algo.

¿Por qué sucede esto? Porque al creer en ellas, no pensamos, no las cuestionamos ni las discutimos, sino que simplemente hacemos o decimos lo que las mismas nos dictan.

Nuestras creencias pueden venir condicionadas por nuestra familia, nuestros maestros, la sociedad en la que vivimos, la religión e incluso una mala experiencia pueden hacer que una nueva creencia se establezca en nuestras vidas.

Estas creencias pueden ser de dos formas: edificantes o limitantes, y en la mayor parte de los casos limitan nuestra identidad, la manera en que nos relacionamos con los demás y como nos enfrentamos al mundo.

 

Las creencias limitantes son aquellas convicciones que nos limitan de hacer lo que quizás sea mejor para nosotros. Esto es especialmente importante cuando hablamos de dinero

 

3 Creencias Limitantes sobre el Dinero

En el caso de las creencias limitantes, podrás identificarlas fácilmente porque se refieren a restricciones directas sobre nuestro comportamiento.

Un buen ejemplo de ellas son las frases que comienzan por el ¨no debería hacer¨, ¨no puedo hacer¨, ¨yo no soy¨ y ¨el mundo es¨. En todas ellas, lo que se dice a continuación enmarca lo que deberíamos hacer o pensar con respecto a determinado tema, e incluso sobre las personas o el mundo en el que nos desenvolvemos.

 

¨Hay que trabajar duro para hacer dinero¨, ¨Nací pobre y moriré pobre¨ Algunas creencias limitantes están tan arraigadas que a veces no es fácil identificarlas

Con respecto al dinero, podemos mencionar al menos 3 creencias limitantes muy comunes dentro de la sociedad, y que solemos escuchar con mucha frecuencia:

 

#1 No puedo hacer mucho dinero

A veces esta creencia limitante viene de parte de la crianza recibida en casa.

Tal vez viviste en un hogar con muchas limitaciones económicas, donde lo que deseabas no podía ser comprado, y tenían muchos problemas para llegar a final de mes.

Como consecuencia, ahora de adulto te ha costado poder lograr una salud financiera que te permita poder lograr tus objetivos.

La manera en la que se ve manifestada esta creencia limitante en tu vida, es que a pesar de lo mucho que trabajes o logres ganar el dinero no ¨te rinde¨, todo se va en pagar deudas que aumentan o nacen con la misma velocidad en la que ganas algo extra de dinero.

También se puede ver manifestada en el rechazo a ideas para generar nuevos ingresos, ya sea por vía de las inversiones o de los ingresos pasivos.

 

#2 Hace falta dinero para hacer dinero

A veces vemos gente exitosa o millonaria que pareciera que cada día tiene más dinero.

Cuando lees sobre ellos, te das cuenta de que estas personas tienen varias empresas o inversiones, por lo que te hace pensar inmediatamente que para hacer más dinero necesitas poder tener un buen capital para invertir.

Sin embargo, nada de esto es cierto. Puedes comenzar a invertir en acciones a través de aplicaciones con poco más de 10 euros, o puedes comenzar un emprendimiento que te genere ingresos pasivos como vendiendo cosas que ya no usas, todo sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero.

Eso sí, la inversión más importante será de tiempo y de compromiso para que tus ideas de negocio puedan despegar y mantenerse a flote.

#3 El dinero no compra la felicidad

Este es un dicho muy común que todos hemos escuchado y hasta dicho alguna vez.

Si bien es cierto que hay cosas que el dinero no puede pagar – como la felicidad y el amor por ejemplo -, también es cierto que el dinero – bien usado – es una herramienta que te permitirá poder alcanzar otras metas que se traducirán en paz mental, estabilidad y, hasta felicidad.

Cuando tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas y podemos darnos permiso de, por ejemplo, salir a comer a un sitio donde queríamos ir desde hace rato, comprarnos el móvil o el portátil que deseábamos, poner el pago inicial de un coche o de tu primera vivienda, poder iniciar nuestro propio negocio, entendemos entonces que el dinero es un instrumento que nos permitirá potenciar nuestra calidad de vida de muchas formas una vez que logremos aprender a relacionarnos con el de forma saludable.

 

¿Qué hacer para cambiar las creencias limitantes?

Para poder cambiar nuestras creencias limitantes con el dinero, y de esta forma cambiar también nuestra relación con el mismo, debemos poder identificarlas con éxito

Las creencias limitantes son ese diálogo interno que sostenemos con nosotros todo el tiempo, y que nos impide o nos sabotea nuestros proyectos.

Como lo he explicado antes, el primer paso para poder cambiar nuestras creencias limitantes sobre el dinero es identificarlas.

Frases que comúnmente comiencen con ¨no puedo, no se puede¨, los ¨debería¨, ¨no soy bueno para hacer dinero o ganar más dinero¨ son indicadores de por donde debemos iniciar.

Tómate tu tiempo para anotar todas las que se te vengan a la mente y después procede a cuestionarlas: ¿qué sucedería si comienzo a ganar más dinero? ¿qué pasaría si emprendo y esto me lleva a obtener mi libertad financiera? Aquí te darás cuenta de lo falsas que son tus creencias limitantes.

Luego, podrías comenzar por contrarrestar estas creencias con afirmaciones positivas y pequeñas acciones diarias que las refuercen. Puedes poner una alarma diaria con una frase alentadora, por ejemplo. Así, poco a poco, podrás sentar los cimientos de una nueva mentalidad financiera.


CLASE GRATUITA


3 PRINCIPIOS FINANCIEROS PARA

CONSEGUIR SEGURIDAD FINANCIERA

Y cambia el rumbo de tus finanzas desde hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *