3 formas sencillas de ahorrar dinero cada mes

Ahorrar es el anhelo de muchas familias y de personas cotidianas que desean tener tranquilidad. Tener un colchón que sirva para amortiguar los vaivenes de una sociedad tan cambiante aporta una gran estabilidad. La situación de pandemia ha disparado el interés por el ahorro, algo que se ve como un refugio en situaciones complicadas.

Ya se sabe, cuando la necesidad aprieta, ahorrar es la mejor de las estrategias. Y es lo que refleja una estadística, siendo el año 2020 el que disparó el ahorro de los españoles hasta el 14,8%.


Ahorrar

Ahora bien, ¿cuáles son los métodos más efectivos para ahorrar algo de dinero cada mes? A poco que busques en internet vas a encontrar desde fórmulas mágicas a ideas casi descabelladas. Lo principal a la hora de afrontar el ahorro es la constancia, de tal manera que se convierta en un hábito y no en algo extraordinario.

De ahí la necesidad de apartar algo de dinero a principios de mes o cuando tengamos algún ingreso, nunca al final.

El ahorro nunca es lo que sobra. La falta de una educación financiera sólida ha provocado que el ahorro se vea como un extra, en vez de un hábito consolidado. Desde Fórmula Financiera queremos compartir unos trucos interesantes para que el ahorro se convierta en una costumbre más.

3 maneras de ahorrar y no fracasar

1- Controla tus cuentas al detalle

Es quizás la premisa básica a la hora de establecer un plan de ahorro.

Tenemos muy claro cuáles son nuestros ingresos, y en función de eso, debemos tener un buen control sobre los gastos. Si es posible, debemos establecer un ahorro del 20%, aunque es preferible que lo reduzcamos si vemos que no lo podemos cumplir- Mejor un 10% constante que un 20% esporádico.

Se trata de crear el hábito, no de darle alas a lo extraordinario.

Sabemos que nuestra vida está llena de tentaciones, nuestra sociedad se orienta al consumo despiadado y muchas veces cuesta trabajo mantenerse firme. Antes de dar el paso a realizar una compra prescindible debemos valorar si es algo que realmente que nos haga falta.

No se pretende dar la idea de que un capricho de vez en cuando sea malo, pero no ha de ser la tónica. Quizás tu capacidad de autocontrol sea la forma en la que tienes de fomentar los hábitos de ahorro.

Analizar nuestros gastos provoca que haya una mejora en cuanto al ahorro. Toma papel y lápiz y anota cualquier gasto fijo que tengas. Quizás esa suscripción a la plataforma digital de cine y que no usas sea uno de ellos. O la cuota del gimnasio si hace meses que no vas o tu tarifa móvil. Hay mucho margen de ahorro siempre, no dudes en utilizar comparadores para encontrar buenas ofertas.

Puedes obtener casi los mismos servicios sin necesidad de pagar más.

El ahorro tiene también un componente psicológico muy importante. Cuando gastamos sin control no solemos tener la conciencia de lo que estamos haciendo, y eso es algo cada vez más habitual. Nuestra sociedad de consumo nos pone una alfombra roja para que gastemos, y muchas veces lo hacemos sin necesidad

¿Has tenido la sensación de arrepentirte tras una compra?

¿O de tener ansia por algo y tras adquirirlo sentirte vacío? Antes de realizar un desembolso, aunque no se trate de una cantidad importante, piensa cuantas horas de trabajo te has llevado ganar ese dinero que vas a gastar.

Por tanto, a no ser de que se trate de una necesidad acuciante, trata de no financiar productos de consumo.

2- Crea una cuenta apartada

Da igual que el dinero que ahorres lo guardes en una hucha clásica o en un sobre, pero si lo mantienes apartado en una cuenta corriente de la cual no tengas tarjeta, mucho mejor. Es quizás un buen momento para abrirte una cuenta secundaria en un neobanco, que no tienen comisiones, e ir viendo crecer tu dinero.

Bastará con programar una transferencia automática a principio de mes con la cantidad deseada.

Recuerda, esa cantidad es una que puedas mantener en el tiempo sin problemas.

Si la idea de probar un neobanco no es de tu interés, seguramente tu entidad bancaria tenga una fórmula similar. Hay bancos con la opción de hucha, de tal forma que se guarda ese dinero en una subcuenta o, simplemente, en una hucha virtual.

También hay fórmulas muy de moda entre las entidades, el redondeo de las compras. Cuando realizas un pago con tarjeta, ese valor se redondea a la unidad superior, y el sobrante que has abonado se guarda en una cuenta aparte.

3- Define un objetivo

Puedes ahorrar por muchos motivos: conseguir un hábito, comprarte un coche, irte de vacaciones o eliminar tus deudas. Da igual lo que definas, lo importante es comenzarlo para tener algo que nos motive.

Si además de un objetivo defines unos plazos, será mucho mejor para ti.

Verás un horizonte próximo que cada vez estará más cercano. Recuerda, en todo caso, que es lo que tratamos de conseguir es tener un hábito para siempre. Si no eres una persona ahorradora, que tengas un objetivo es fundamental.

Una vez adquirido el hábito, el ahorro será un proceso automático que no te costará nada mantener.

Todos estos consejos pueden ayudarte a conseguir el objetivo del ahorro, que como hemos comentado, ha de plantearse como algo natural y no como algo extraordinario.

Gracias a esa manera de vivir podrás ser totalmente libre y encontrarte con un sostén económico necesario para cuando haga falta.

Quien consigue ahorrar lo tiene todo mucho más fácil.

A medida que vamos consiguiendo ahorrar y vemos cómo nuestro dinero va creciendo, el estímulo es cada vez mayor. Por eso, nada mejor que ponerse manos a la obra cuanto antes y comenzar a crear el hábito.

Una vez que consigamos naturalizar el ahorro, veremos como ya no es algo que se considera un esfuerzo y, lo mejor de todo, que crea un estimulo.

Ahorrar es una de las bases de una economía saneada y de la tan ansiada libertad financiera.


CLASE GRATUITA


3 PRINCIPIOS FINANCIEROS PARA

CONSEGUIR SEGURIDAD FINANCIERA

Y cambia el rumbo de tus finanzas desde hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *